Departament de

Ciències Econòmiques i Empresarials

UAO CEU Blog Community

Universitat Abat Oliba CEU

Capital natural: El valor del planeta Tierra

De la misma forma que en finanzas hablamos de capital financiero, como categoría clara y definida, o más recientemente en el área de gestión de personas, nos referimos a capital humano, para describir el valor de las personas, desde un punto de vista económico, por sus conocimientos y su talento, así el profesor de la Universidad de Oxford, Dieter Helm, ha dedicado uno de sus libros, al concepto de capital natural, es decir, al valor que, en términos económicos, puede asignarse a la naturaleza, tanto si se trata de bienes renovables como no renovables. El texto objeto de este comentario lleva por título: Natural Capital: Valuing the Planet.

Helm es un economista que en el pasado tuvo relación directa con grandes figuras de la disciplina. Fue alumno de John Hicks quien recibió el Premio Nobel de Economía en 1972, conocido por sus contribuciones a la síntesis de la teoría económica neoclásica y tuvo y tuvo como director de tesis doctoral a Amartya Sen que también Nobel de Economía en 1998, por sus aportaciones a la teoría de la elección social y estudios sobre bienestar. Amartya Sen es un gran referente en ámbitos de estudio que relacionan, principalmente, la economía, la ética y la justicia.

En el texto, Natural Capital: Valuing the Planet, el profesor Helm se acerca al problema del equilibrio ecológico global desde una perspectiva innovadora y creativa. Argumenta que si no se otorga valor económico a los recursos naturales difícilmente pueden establecerse políticas capaces de cambiar tendencias que, de permanecer en las próximas décadas, tendrían consecuencias ecológicas importantes.

El texto se divide en cuatro partes y una introducción. Las partes se ocupan de diferentes aspectos, de gran trascendencia para las políticas de sostenibilidad y desarrollo futuro equilibrado. Son las siguientes:

-Definición de desarrollo sostenible

-¿Cómo puede medirse el Capital Natural?

-¿Qué debe hacerse?

-¿Cómo puede hacerse?

 

La principal preocupación de Helm es destacar de qué forma puede la Tierra resistir el consumo de recursos derivado de la industrialización y del crecimiento. Destaca que la población mundial en el año 1900 era de dos mil millones de habitantes, para crecer a tres mil millones en 1950 y siete mil en el año 2000.

A pesar de la necesidad de intervenir para preservar, el autor es consciente de que por medio de los cambios tecnológicos, las relaciones y las dimensiones cambian. A quienes en el año 1900, con una población mundial, de dos mil millones les preguntasen por la posibilidad de una población de siete mil millones cien años después, les habría parecido imposible e inviable y no ha sido así.

La tecnología, la productividad, las elasticidades de sustitución, cambian y mejoran muchos aspectos de la cadena productiva y de la cadena de valor de la gran mayoría de bienes, el crecimiento económico del siglo XX habría parecido de ciencia ficción visto desde el año 1900 y en especial lo conseguido en la prolongación de le esperanza de vida.

Dieter Helm introduce la idea de restauración ambiental y la necesidad de gestionar los recursos con criterios de económicos y de sostenibilidad, relacionando el acto de consumir con el de restaurar.

Para el autor el desarrollo sostenible es aquel que se toma la gestión de los recursos naturales seriamente, es el que tiene en cuenta los riesgos de la destrucción de los ecosistemas y se plantea preguntas sobre qué hacer, de cara a las futuras generaciones, cuando los sistemas de producción actuales consumen capital natural que no es renovable y que, por lo tanto, solamente se podrá utilizar una vez y, en especial sugiere aplicar criterios contables y de gestión de activos.

Para el autor, cuando algo se mide, adquiere importancia. Hace décadas no se utilizaban ni conocían macro magnitudes como el Producto Interior Bruto y su gestión, su evolución, no formaba parte de la responsabilidad de los gobernantes.

Sin duda textos como los de Helm, que aquí se comenta, plantean muchas cuestiones que las personas con responsabilidades directivas de todo tipo, deberán tener en cuenta e introducir en los planes de gestión, de las empresas y de la sociedad en general, una gobernanza de mayor calidad, responsable con los recursos naturales, de ahí la necesidad de asignarles un valor económico, pues han dejado de ser lo que en los antiguos manuales de economía se definían muchas veces, como bienes libres.

 

Referencia:

-Helm, D. (2015), Natural Capital: Valuing the Planet. New Haven. Yale University Press

 

Particípa, deja tu comentario:


Suscribirse por e-mail

  • RSS
  • Delicious
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Youtube

Capital natural: El

De la misma forma que en finanzas hablamos de capital ...

Innovación, coopera

Existe una elevada correlación entre el estilo de liderazgo de ...

Las aceleradoras de

La denominación “start-up” como tantas otras palabras del inglés, se ...

La globalización y

La firma de consultoría internacional The Boston Consulting Group, ha ...

Economía y literatu

Una de las características del progreso científico es la necesaria ...

Capital natural: El

De la misma forma que en finanzas hablamos de capital ...

Innovación, coopera

Existe una elevada correlación entre el estilo de liderazgo de ...

Las aceleradoras de

La denominación “start-up” como tantas otras palabras del inglés, se ...

La globalización y

La firma de consultoría internacional The Boston Consulting Group, ha ...

Economía y literatu

Una de las características del progreso científico es la necesaria ...

Twitter

No public Twitter messages.